18 de diciembre 2017

93% de la población asegura que el dinero no le alcanza para comprar alimentos

Canasta Alimentaria

Uno de los alimentos más importantes, el desayuno, también fue desplazado por la escasez y el alto costo. Para el año pasado, solo el 78% reportó que hace el desayuno, mientras que en el 2015 era del 90%

La reciente Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) 2016 mostró que en 2016 aumentó la inseguridad alimentaria de los ciudadanos, debido al poco poder adquisitivo y la escasez de alimentos, lo que obligó a cambiar la dieta del venezolano por alimentos que precisamente no son los que mayor aporte calórico poseen.

La Encovi es un esfuerzo conjunto de las universidades Central de Venezuela, Simón Bolívar y Católica Andrés Bello, que durante tercer año consecutivo ofrecen datos sobre salud, trabajo, misiones y alimentación. En 2016, se midieron 6.400 hogares, lo que representa un universo de 28 mil personas consultadas.

 

Maritza Landaeta, directivo de la Fundación Bengoa, indicó que según los datos arrojados se evidenció el cambio en el patrón de compra, pues las hortalizas y los tubérculos desplazaron a las proteínas tradicionales como la carne y el pollo.

“La sustitución de las proteínas se hacía a través de las leguminosas, pero apenas el 14% de las familias venezolanas lo tienen en sus listas de compra”, explicó Landaeta.

En todos los niveles de pobreza, aumentó la compra de tubérculos y hortalizas y aún en los no pobres también aumentó el patrón de consumo, detalló la investigadora. “Ante la escasez de leche, reportan el consumo de teteros de agua de yuca u ocumo, pues el arroz también está desaparecido de los anaqueles”.

 

Entre 2014 y 2016 cayó en 34% el consumo de grasas lo que repercute en el funcionamiento neuroendocrino del ser humano, mencionó Landaeta, quien además destacó que el consumo de carne, azúcar, leche, huevos y frutas cayó de 2015 a 2016.

No alcanza

La inseguridad alimentaria se apoderó de los hogares venezolanos, y es que la Encovi detalló que 93.3% de las hogares consultados reportan que sus ingresos no les alcanzan para comprar los alimentos.

Aproximadamente 9.6 millones de venezolanos comen dos veces al día o menos, informó la directiva de la Fundación Bengoa. Este apartado viene acompañado con una consecuencia visible: la pérdida de peso sin control.

El 74.3% de los entrevistados indicaron una pérdida de peso no controlada (8.7 Kg) en el último año, mientras que los más pobres refieren pérdida de 9 Kg. Además en 2015, el 18% reportaba que su alimentación era deficiente. Pasó a 25%.

Uno de los alimentos más importantes, el desayuno, también fue desplazado por la escasez y el alto costo. Para el año pasado, solo el 78% reportó que hace el desayuno, mientras que en el 2015 era del 90%.

Los lujos en el hogar también se acabaron, pues el 80% de la población pasó a comer en su casa.

En 2016, se registró por primera vez como indicadores la desnutrición y la diabetes como enfermedades asociadas a la alimentación.

Landaeta deploró estas cifras. “En las comunidades pobres se reporta que el 63% de los niños menores de un año reporta anemia, es imperdonable en una sociedad que tiene un gasto importante en importación de alimentos”.

;