23 de agosto 2017

Barreto frente al espejo

Juan Barreto

Nunca dijo una palabra, en público por lo menos, como lo hace ahora, cuestionando las iniciativas del "galáctico". Cuando aquél expropiaba, arremetía contra todo empresario que no le era simpático o se plegaba a sus designios, cuando hizo cada día que pasaba al Estado más grande, Barreto dijo amén

Juan Barreto no tiene el peso ­metafóricamente hablando- que alguna vez tuvo dentro del mundo chavista. No es el mismo que se preció de "hacer potable" al difunto "eterno". Ni siquiera es miembro del PSUV y ahora tiene su propio partido llamado Redes.

Sin embargo no puede eludir la gran responsabilidad que tiene en el desastre en que está sumida Venezuela. Durante años fue militante disciplinado y muy entusiasta del proyecto que lideraba el Prócer de Sabaneta.

Nunca dijo una palabra, en público por lo menos, como lo hace ahora, cuestionando las iniciativas del "galáctico". Cuando aquél expropiaba, arremetía contra todo empresario que no le era simpático o se plegaba a sus designios, cuando hizo cada día que pasaba al Estado más grande, Barreto dijo amén. Esta semana lo vimos en Globovisión cuestionando al Estado rentista, asegurando que ese Estado había impedido el desarrollo aguas abajo de la industria y la agricultura. También afirmó que aquí nunca había fracasado el socialismo porque nunca había existido. Que lo fracasado es un Estado hipertrofiado, elefantiásico. ¿En cuánto contribuyó Barreto con ese Estado? Dijo que se contrajo deuda porque se suponía que los precios del petróleo seguirían subiendo, que bajo esa premisa la estrategia no era errada. Creemos, profesor Barreto que lo central es saber para qué sirvió esa deuda, en qué benefició a los venezolanos, en qué contribuyó con el desarrollo del país.

Endeudarse no es malo per se, pero hay que tener claro para qué se hace y cómo pagar esa deuda que se contrae. Las palabras de Barreto apuntan al padre del proyecto chavista, pues es el principal responsable de lo que está ocurriendo. Cuestionar al líder es peligroso dentro del mundo rojo rojito.

Puede ser considerado un traidor. Por ahí anda un capitán que no duda en juzgar y condenar a quien le da la gana. En todo caso vemos que el líder de Redes rectifica y eso es un avance.

 

;