28 de marzo 2017

Por un currículo de calidad

No al Plan de la Patria

Frente a esta injusticia lucharemos como nos corresponde. El ministro Elías Jaua se equivoca si cree que la familia venezolana permanecerá en silencio mientras intentan secuestrar la conciencia de sus hijos. No tenemos miedo

El 02 de diciembre de 2016 se publicaron en Gaceta Oficial las Resoluciones 0142 y 0143 sobre el proceso de transformación curricular para la educación media. Los cambios que se pretenden imponer son graves, merecen toda nuestra atención y nos obligan a emprender acciones que detengan este nuevo ataque en contra de la educación libre y plural en el país.

Considero importante enmarcar la lucha por un currículo de calidad dentro del itinerario de resistencia educativa que hemos recorrido desde hace dieciséis años. Las Resoluciones 0142 y 0143 no son un hecho aislado. Desde 2001, la educación venezolana ha enfrentado ataques sistemáticos que responden a la concepción no democrática de Revolución Bolivariana. Quienes pretenden gobernarnos entienden la enseñanza como una herramienta de propaganda que debe servir de manera exclusiva al socialismo y tiene como fin dominar la conciencia de nuestros hijos.

Siguiendo ese vil propósito, se establece el Plan de la Patria como norte de los nuevos contenidos. Se trata de la institucionalización del adoctrinamiento en todas las aulas del país. Es un desprecio a la Constitución. Atenta directamente en contra del derecho deber educativo de las familias (Art.76) y viola el derecho a la libertad de educación (Art. 102). Es una propuesta inaceptable.

Es también inadmisible su carácter inconsulto. El Ministerio del Poder Popular para la Educación desprecia la Constitución y niega el derecho a la participación popular. Un cambio curricular impuesto, que responde a la tozudez ideológica y a la vocación autocrática de quienes nos gobiernan, solo profundizará la pobreza y la desigualdad. Es un camino de injusticia social que golpeará el futuro de la familia venezolana.

Debo hacer tres consideraciones sobre la propuesta pedagógica. Primero, todo cambio curricular supone el respeto a la Constitución y la creación de condiciones para la participación de la ciudadanía. Ambos principios nos han sido negados. El nuevo currículo responde al Plan de Patria y está impuesto desde quienes ejercen el poder alejados de la justicia. Segundo, se propone la integración de materias en áreas de conocimiento sin haber actualizado oportunamente al personal docente, sin la reconstrucción de los programas de estudio y sin la adaptación de la infraestructura escolar. Este currículo es una improvisación que revela el profundo desprecio que el Gobierno Nacional le tiene a la educación de calidad. Y tercero, se propone que personas que integran los llamados “grupos estables” asuman funciones de enseñanza en el aula sin contar con las competencias profesionales necesarias. Se trata de un fraude a la Constitución que solo traerá más pobreza y más miseria.

Frente a esta injusticia lucharemos como nos corresponde. El ministro Elías Jaua se equivoca si cree que la familia venezolana permanecerá en silencio mientras intentan secuestrar la conciencia de sus hijos. No tenemos miedo. Nos anima lo más grande que tenemos: el amor a los hijos y el compromiso con Venezuela. Nuestro norte es la Constitución y nuestra fuerza es el amor a los hijos de este país. Infórmate, organízate y actúa. La educación nos une y Venezuela nos espera. 

Directiva de la Fundación Juan Germán Roscio

Vicepresidente de la Asociación Civil FORMA

@paoladealeman

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores
;