28 de marzo 2017

Vivir en Venezuela: A un paso de la locura

Venezuela

A los problemas sociales y económicos se suman las consecuencias psicológicas causadas por las carencias. Estrés, depresión y agobio le complican el sueño a más de uno, aunque no haya cifras oficiales ni demasiados sitios para atenderse

Despertarse tres veces durante la noche ya se hizo costumbre para Rosa Segura. Angustia, depresión, ira, ansiedad y estrés generalizado son algunos de las emociones que la embargan. La crisis que atraviesa el país la ha llevado a un estado mental y físico complicado.

Encontrar las medicinas para sus familiares y los de su propio cuidado se hace cada día cuesta arriba, eso sin contar las extensas colas que debe hacer para conseguir los alimentos básicos, pues comprarlos "bachaqueados" no es una opción para su bolsillo.

Por eso no logra conciliar el sueño. La preocupación es constante: ¿cómo resolveré mañana? La agudización de la crisis económica, social y política que atraviesa el país no solo afecta la salud física. La Sociedad de Psiquiatría de Venezuela anunció recientemente que existe una ausencia del 85% de los fármacos antidepresivos. Y tener una enfermedad mental es tan peligroso como cualquier dolor.

El presidente de la sociedad, Wadalberto Rodríguez, asegura que actualmente se consiguen con dificultad dos de los veinte fármacos disponibles, lo que dificulta el tratamiento de pacientes con ansiedad, ataques de pánico, depresión, entre otros. Esta situación ha puesto a los especialistas de la salud mental en constante alerta.

La psicóloga Yorelis Acosta asegura que existen aspectos de mucha preocupación ante la angustia de los ciudadanos. Destaca que ha visto bastantes síntomas de alarma, y señala que desde el año 2010 ha realizado estudios acerca de la salud mental del venezolano. En su último informe ­que versa sobre el manejo de las emociones- identificó cuáles son las que predominan en la sociedad venezolana. "Nos sentimos disminuidos, sentimos que el contexto es definitivamente aplastante, que tenemos menos recursos.

Hay un sufrimiento por años que disminuyen la fuerza", afirma.

La también docente universitaria asegura que los retos que tiene la sociedad actualmente son muchos y complicados. Indica que ante esto lo que se requiere son herramientas y estrategias, que permitan aprender a enfrentar el contexto difícil que se vive.

CASI ES UNA EPIDEMIA
Con preocupación, Yorelis Acosta señala que en el venezolano existe un predominio de emociones negativas que además son de larga data, pero que se agudizaron en el año 2016.

Por si fuera poco, cree que 2017 agudizará las "malas vibras" porque el nuevo ciclo "pinta mucho más difícil que este".

La especialista en estructura social venezolana dice que ante tantas noticias negativas los venezolanos pueden sufrir de trastornos psicológicos y la toma de decisiones incorrectas. "Lo que hay es una mayor intensificación de estas emociones negativas", agregó.

Sin embargo, resaltó que el venezolano "no se ha acostumbrado a esta tragedia". Expresa que el deterioro de la tranquilidad y la salud mental de la población son afrontados con pocos elementos de apoyo. "No hay servicios de salud mental eficientes a las que los venezolanos puedan acudir", denuncia.

En el 2014, Robert Lespinasse, expresidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, aseguró que los trastornos depresivos habían "aumentado enormemente por la conflictividad, la violencia y la inseguridad".

Ese mismo año, Ovilia Suárez, directora del programa nacional de Salud Mental del Ministerio de Salud, informó que las consultas psiquiátricas se habían multiplicado.

Entre los 12 hospitales psiquiátricos que hay en el país, más los servicios de psicología, psiquiatría e higiene mental en los centros públicos, se registraban entre mil y dos mil consultas al mes.

Dos años antes, justo cuando el INE dejó de publicar datos estadísticos sobre suicidios, el Ministerio del Poder Popular para la Salud aseguró que en Venezuela el 6,9% de la población sufría de depresión.

MEDICINA ALTERNA COMO SALIDA
Ante la crisis que atraviesa el país y los altos niveles de estrés a los que está sometido el venezolano, las terapias de relajación y la medicina alterna están a la orden del día. La acupunturista Carolina Rojas señala que cada vez son más las personas que buscan en estas prácticas una solución.

Rojas explica que la acupuntura es una medicina tradicional china que se basa en la inserción de agujas finas, en puntos estratégicos del cuerpo, que permitirán el alivio de la dolencia que esté presentando el paciente.

Como punto importante destaca que más del 70% de los pacientes que atienden son tratados por ansiedad, estrés generalizado y depresión. "Cada vez son más las personas tratadas, es increíble cómo han aumentado los casos".

Sin embargo, afirma que los tratamientos de acupuntura dirigidos a diferentes partes del cuerpo pueden aliviar varios tipos de padecimientos emocionales.

Pero no todo lo que brilla es oro, pues el costo de una sesión de acupuntura ronda los 4.500 bolívares.

Rojas destaca que una persona debe acudir como mínimo a 5 sesiones para ver mejoría en el caso que se le esté tratando, lo que representaría una inversión de 22.500 bolívares, la totalidad de un sueldo mínimo.

Para la época decembrina, Acosta recomienda aportar un mínimo de calma para tratar de disfrutar la Navidad y el Año Nuevo. Pide a la gente reconocer sus fortalezas para enfrentar 2017, cuidar la salud, evitar los malos hábitos, exponerse menos, comer bien así sea "estirando el dinero", dormir mejor y hacer cosas que agraden a cada quien. Pide en particular a los actores políticos y economistas a no saturar de información, a través de los canales de información, para no abrumar más a la gente.

OPCIÓN AJUSTADA AL BOLSILLO
"Estrés" se ha convertido en una palabra cotidiana y en el vocablo anglosajón favorito de muchos médicos.

Las clases de yoga serían una opción ideal para bajar los altos niveles de estrés y ansiedad.

En muchos espacios para el esparcimiento y recreación de Caracas es posible recibir clases de yoga gratis. El portal web desdelaplaza.com muestra una lista de cinco lugares en donde puedes practicar este arte milenario para que el estrés.

En el municipio Chacao hay dos opciones: Plaza Los Palos Grandes y el Centro de Arte La Estancia; en Sucre: Parque Generalísimo Francisco de Miranda; en Libertador: Mirador Boyacá, Cota Mil y el Teatro Teresa Carreño.

Se recomienda acudir a estos espacios con sus respectivos refrigerios, agua e instrumentos necesarios para realizar las prácticas, como colchonetas y toallas.

También es recomendable asesorarse con la Fundación Psicólogos Sin Fronteras de Venezuela, organización no gubernamental creada el 28 de enero 2010 para asistir a personas víctimas de sucesos incontrolables o inesperados que afecten a las personas en términos de inestabilidad emocional.

;