18 de octubre 2017

19% de los homicidios de América Latina ocurren en Venezuela

Violencia

El Observatorio Venezolano de Violencia calcula que al cierre de 2015 se habrán producido casi 28 mil muertes violentas

El Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) publicó su último informe de 2015 donde revela que al cierre del año se habrán producido 27.875 muertes violentas en el país, para sumar una tasa histórica de 90 fallecidos por cada 100 mil habitantes.

Para el estudio participaron investigadores de las siete universidades nacionales, públicas y privadas, que conforman el OVV.

“La situación de falta de información se ha convertido en una política de Estado que ciertamente no afecta únicamente a este aspecto de la vida social. Las universidades nacionales hemos levantado nuestra voz de protesta pues el Gobierno Nacional dejó de dar también cifras de pobreza, de inflación, escasez, contagio por enfermedades de trasmisión vectorial y de toda condición indicadora de las reales condiciones de vida de la población venezolana y que pudieran reflejar el fracaso gubernamental en su solución o control”, señala una nota de prensa divulgada por la ONG. 

En el informe se asegura que, salvo Venezuela y El Salvador, la tendencia de toda la región ha sido a la estabilidad o disminución en el número de homicidios. 

Esas variaciones le permite estimar a la ONG que para fines del año 2015 se habrán cometido en América Latina y el Caribe un total de 145.000 homicidios, de los cuales Venezuela aporta el 19%. Es decir, que uno de cada cinco homicidios que se cometen en la región lo padece un venezolano. O dicho de otro modo, de cada diez víctimas de homicidios de la región, dos son venezolanos, tres son brasileños, uno es colombiano y otro mexicano; y los tres restantes se dividen entre todos los demás 40 países y unidades político-territoriales del subcontinente que registra la UNODC.

 

La violencia se ha incrementado en el país por ausencia y exceso de Estado, dicen la ONG. Destacan en su informe que la proliferación de esos sucesos de debe a la ausencia de la protección de las personas y del castigo de los delincuentes; en exceso por el incremento de controles y regulaciones que han llevado al incremento de los abusos de los encargados de su aplicación y al surgimiento de mercados y conductas paralegales o ilegales.

 

;